¿Por qué mis pickups?

 

 

DSC05169

En un mundo en el que la electrónica ha tocado todos los aspectos de la vida humana no es raro que los viejos pickups de guitarra hayan visto descendencia, bien a través de la evolución lógica del viejo concepto (pickups activos) o mediante el uso de principios físicos diferentes (piezos, pickups ópticos…) Sin embargo, la mayoría de los pickups que se venden actualmente están basados no solo en los mismos principios que los antiguos, sino en diseños concretos que nos llevan al pasado sesenta años o más, y que la mayoría de los guitarristas consideran los mejores sin ninguna duda. En este desierto aparente, ¿cómo es que decidí hacer mis propios pickus?

  • En primer lugar, ya he tenido suficientes problemas con pickups de diferentes fabricantes, grandes compañías que no voy a mencionar. Por ejemplo os podría hablar de un modelo que instalaba con mucha frecuencia hace años, y cuya fiabilidad era solo de unos pocos meses, pasados los cuales muchísimos fallaban. Estaba encapsulado en epoxi, y el fallo consistía en que perdía la conexión interna de la malla del cable de salida. Curiosamente, las patas metálicas donde se acoplan los tornillos de ajuste de altura todavía conservaban esa conexión, así que se podían reparar con facilidad conectando la malla del cable de salida a una de las ellas. Este problema ocurrió en varios pickups a lo largo de varios años. A algunos guitarristas no les gustaba el arreglo (¡son gente extraña!) así que, después de quejarme conseguí que el fabricante me enviara pickups nuevos para sustituir los defectuosos (aquí debo mencionar que esto fue gracias a alguien muy conocido que estaba detrás del producto sin importar el coste). Desafortunadamente, algunos de los nuevos también desarrollaron el mismo problema. Al final, fue rediseñado. Recibí algunos de estos nuevos pickups como reemplazo de los defectuosos y no volvieron a fallar, así que parece que arreglaron el problema. Los humbuckers convencionales, el antiguo diseño con una cubierta dorada hecho por una de las grandes compañías, también me han dado problemas. He tenido fallos en dos, y no he comprado un millón de ellos. Y, si vamos a los flotantes, tengo que mencionar algunos de los que se unen con una aleta al golpeador. Aunque las instrucciones decían que la aleta (de epoxi, como el resto del pickup) se podía rebajar, encontré que los hilos de conexión pasaban por dentro de ella. Tuve un problema con esto una vez, y lo reparé. Quizá por eso repetí la jugada una segunda vez, confiando en que podría repararlo si sucedía. Después tuve dos fallos simplemente por manipulación. Encontré el hilo roto en la aleta del tercero, tan cerca de la superficie que no era extraño que se rompiera. Pero el cuarto ya no pude repararlo, y ese fue el último que compré.
  • He tenido problemas con el diseño de algunos pickups. Uno flotante de un gran fabricante tenía una compensación excesiva para la segunda cuerda, de manera que daba mucho menos volumen que el resto. Creo que esto era debido a que estaba diseñado para usarse con cuerdas de bronce, que suenan bien con esa compensación porque el bronce no es magnético. Sin embargo, las instrucciones mencionaban que era compatible tanto con cuerdas de bronce como de níquel. Esto podría ser posible si hubiera tenido piezas polares ajustables, pero no era el caso.
  • Otras veces, hay variaciones sutiles en el diseño que pueden convertirse en problemas. Por ejemplo, hay pastillas aparentemente compatibles con los marcos de los humbuckers convencionales que no tienen patas. Generalmente están hechos de plástico y tienen unas protrusiones a los lados donde se insertan los tornillos de ajuste de altura. Si tienes que cambiar los pickups de tu guitarra, comprueba que los marcos tienen exactamente la distancia requerida por estas pastillas, porque esta suspensión no es flexible. El diseño habitual, con patas de metal blando, se puede doblar muy ligeramente para compensar los pequeños desalineamientos. Además, permiten un mayor recorrido de ajuste de de altura, muy limitado en el diseño mencionado.
  • No me gusta el aspecto de algunos pickups. Creo que el epoxi o el plástico no resulta adecuado para algunas guitarras. Incluso así, los diseños de epoxy o alguna otra resina pueden resultar atractivos en algunos casos, pero conozco al menos a un fabricante que ha rediseñado sus bonitos pickups de epoxy y ahora son de un plástico con apariencia barata.
  • Algunos no están hechos consistentemente. Hay pickups flotantes que son más gruesos de lo especificado porque el imán sobresale mucho. A veces muchísimo. En el caso de los humbuckers convencionales, es habitual encontrar que la cubierta metálica se ha instalado sin presionarla sobre las aletas de la base donde va soldada. Algunas veces la distorsión es muy evidente; como resultado, si el pickup debe situarse alto respecto al marco, descubriremos que no cabe en él porque se va ensanchando hacia la base.
  • Finalmente, los diseños habituales hacen muy difícil cambiar el número de cuerdas, la separación entre ellas y otros parámetros con un coste razonable. Es un hecho que los músicos deben adaptarse a los pickups existentes, que es la manera equivocada de hacer las cosas. Estoy en deuda con dan Rochlis, un guitarrista extraordinario, por hacerme ver que este era un problema real en un mundo real.

Después de valorar este tipo de cosas decidí hacer mis propios pickups. Tenían que ser fiables, libres de problemas de diseño conocidos, ajustables, bonitos y consistentes. También, como guitarrero que hace un montón de trabajo custom, quería un método de construcción que permitiera trabajos a medida con poco coste. En cuanto al tono, podría hacer variaciones, pero sin olvidar que los viejos pickups son la medida de todos los demás. Estas razones no son nuevas para mí, sino que son las mismas que me han llevado a construir guitarras. Ahora estoy entregado a dos tareas diferentes, compartiendo un enfoque idéntico.